A mediados del 2015, la Fundación Ciudadano Inteligente de Chile como parte

de sus labores de difusión y generación de iniciativas ciudadanas a través de

sus LabCívicos, decide realizar uno en Quito. Este laboratorio de dos días se

realiza finalmente en Agosto del 2015, en dependencias facilitadas por el

CoWorking Impacto Quito (actualmente ImpaQto), quien propuso el tema del

reciclaje.

En esos dos días, más de 40 ciudadanas y ciudadanos de Quito interesados

por el reciclaje, se reunieron, debatieron y trabajaron una incipiente idea de

reciclaje inclusivo, que le darían el nombre de ReciVeci.

Luego de esa intensa jornada, 15 personas de diferentes profesiones pero

unidas por promover una cultura de reciclaje, decidieron seguir con esta idea y

así nace el Proyecto ReciVeci.

Durante el 2015, estos 15 voluntarios trabajaron semanalmente en reuniones

que se realizaban en dependencias Impacto Quito. A partir del 2016 las

reuniones se trasladan a las casas de los voluntarios y a instalaciones de los

coworking Latinnova y Tinkulab quienes deciden apoyar a ReciVeci.

En el 2015 se diseño el logo de ReciVeci, se definió su relato, y se convirtió en

un proyecto de vinculación humana entre reciclador y ciudadano, articulado por

una App. Pero lo más importante fue unirse a las recicladoras de base del

sector de la Carolina, conformando así un equipo de 15 recicladores técnicos o

voluntarios, y 10 recicladoras de base.

En el 2016 se realizó una campaña de crowdfunding para recaudar fondos, y

se hizo un acto de lanzamiento el 12 de Marzo del 2016, dando inicio a la

campaña de capacitación del piloto ReciVeci en el Sector de la Carolina,

proceso que sigue en curso.